¿Qué Es Un Termógrafo?: Tipos, Funcionamiento, Diseño

A lo largo del tiempo en las cadenas de suministro se hizo importante la necesidad de crear un dispositivo que pudiera informar las condiciones en las cuales se encontraba la mercancía, debido a que para un correcto cuidado, se necesitaba verificar que las condiciones climáticas a las cuales estaba sometido un producto eran adecuadas, condiciones como la fuerza a la cual estaban expuestos los productos era otro punto clave que era necesario tomar en cuenta.

Además de esto, lo anterior servía para cuidar la mercancía y además saber si la misma estaba siendo transportada en óptimas condiciones.

Índice()

    ¿Qué es un termógrafo?

    El termógrafo es un instrumento que sirve para medir la temperatura, pero además de esto sirve para medir la presión, intensidad de luz, voltaje, golpes, humedad relativa, entre otros, lo cual se hace para saber a qué condiciones está sometida por ejemplo una mercancía.

    El termógrafo dispone de un dispositivo de almacenamiento que le permite registrar las propiedades nombradas anteriormente como la temperatura e informar su comportamiento en el tiempo, es decir, que este instrumento permite conocer los cambios en dichas propiedades a medida que cambian con el tiempo, tal y como se muestra en la siguiente figura.

    Termógrafo
    Gráfica obtenido en termógrafo electrónico

    Cómo podemos notar en la figura anterior se puede observar una gráfica obtenida con un termógrafo, la cual en su eje horizontal muestra el intervalo de tiempo para el cual se realizaron las medidas, el cual tiene como inicio 5:32:12 p.m. y finaliza a las 8:46:12 p.m., en su eje vertical se puede notar la variable a estudiar en el momento, es decir se tienen los valores de una propiedad en función del tiempo, bien sea, voltaje, luz, entre otros.

    Con el termógrafo se puede hacer un análisis de las condiciones del medio ambiente a las cuales estuvo sometido un producto en específico y no necesariamente desde el lugar en el cual el mismo se encuentra, es decir, que no se tiene que estar justo en el sitio y el momento donde el termógrafo trabaja, puesto que dispone de un sistema para el registro de datos que pueden ser obtenidos luego de su operación.

    Tipos de termógrafos

    Dependiendo del tipo de termógrafo que sea entregarán los datos de manera diferente, para lo cual tenemos los siguientes tipos:

    1. Termógrafo mecánico

    El termógrafo mecánico dispone de una cinta de papel que él mismo imprime una vez que se procede a conocer los datos que registró, para lo cual se puede tener una gráfica como la que se muestra a continuación.

    Termógrafo
    Gráfica impresa en un termógrafo mecánico

    En la figura anterior se tiene una gráfica en la que se puede notar los cambios en la temperatura registrada por un termógrafo durante el transcurso de 10 días.

    2. Termógrafo electrónico e inalámbrico

    El termógrafo electrónico sirve para descargar los registros de las condiciones ambientales mediante un cable USB o inalámbricamente, tal y como se muestra en la siguiente figura.

    Termógrafo
    Termógrafo electrónico con cable USB

    En la figura anterior podemos notar un termógrafo electrónico de temperatura, el cual permite conocer los cambios  de temperatura en el tiempo, para lo cual dispone de un botón start para empezar la medición y otro botón stop para detener la medición y un cable USB para descargar los datos de registro de temperatura.

    El tiempo de medición donde se registran los cambios de temperatura será el tiempo que pasa desde el momento en el cual se presiona el botón start para iniciar y se pulsa el botón stop para finalizar la medición.

    3. Termógrafo digital

    Los registradores digitales resultan de gran interés puesto que los mismos disponen de una interfaz que va mostrando los datos que el termógrafo va registrando en tiempo real, es decir, no es necesario imprimirlos o descargarlos para su posterior análisis,  lo cual permite controlar las variables de los productos en dicho tiempo, de todas formas, si quiere, cuenta con un medio para obtener los datos luego de ejecutar sus operaciones.

    ¿Cómo operan los termógrafos?

    Los termógrafos operan de manera independiente, lo que quiere decir, que tienen su propia fuente de energía interna, por lo que tienen la posibilidad de instalarse en el lugar donde se encuentra el producto a transportar para registrar sus condiciones climáticas.

    Existe una gran variedad de termógrafos, pueden presentarse modelos particulares para medir por ejemplo una propiedad específica como la temperatura, medir dos parámetros o un mayor número de ellos, todo depende del tipo de aplicación.

    Red de registros en termógrafos inalámbricos

    Con el avance de la tecnología se desarrollaron los termógrafos inalámbricos que permiten descargar sus datos remotamente desde distintos lugares, es decir, que si se tiene un termógrafo inalámbrico junto a una mercancía transportada, se puede proceder a la obtención de sus datos registrados de manera lejana e independiente al lugar donde se encuentra el registrador (termógrafo).

    Además también se puede tener un conjunto de registradores en distintas partes separados espacialmente para que registren las condiciones climáticas en distintos productos o distintas cadenas de control, donde todos estos registros se pueden obtener fácilmente de forma inalámbrica, para lo cual se obtendría una red de registros.

    Lee también: Sensores de temperatura

    Diseño de los registradores

    Los registradores de manera general están construidos con una batería integrada que le permiten operar de manera independiente a una fuente de energía externa,  disponen de sondas o sensores para la toma de datos, estos sensores pueden ser de temperatura, presión, y de las propiedades o parámetros que se deseen registrar.

    Los sensores están rodeados de cubiertas protectoras que le permiten una protección contra el agua y pueden registrar temperaturas desde los -20 °C hasta los 7 °C. Los termógrafos están diseñados para soportar condiciones climáticas hostiles, en algunos casos pueden soportar hasta un %100 del agua.

    Además el termógrafo se construye con un microprocesador interno que recibe la señales de los sensores, el mismo opera de manera correcta dichas variables, hace cálculos y genera los valores correspondientes a estos parámetros.

    También se incluye una unidad de almacenamiento que le permite registrar los valores en tiempo real que los sensores captan en el espacio circundante al lugar donde se encuentra el producto, para lo cual el procesador los ejecuta y los dirige hacia esta unidad de grabado.

    Si el termógrafo es mecánico dispone de un sistema que le permite imprimir mecánicamente los datos registrados en él, tal y como se muestra en la siguiente figura.

    Termógrafo
    Termógrafo mecánico

    Si el termógrafo es electrónico dispone de un sistema compuesto con un cable o puerto USB que le permite descargar las condiciones climáticas registradas.

    La desventaja que tienen tanto el termógrafo mecánico como el electrónico es que es necesario tener el termógrafo en mano al momento de descargar los datos registrados, desventaja superada con el siguiente termógrafo.

    Si el termógrafo es inalámbrico dispone de un sistema de telecomunicaciones que le permite transmitir los datos inalámbricamente al lugar donde se desean analizar, es decir, que no se necesita tener al termógrafo en mano, lo cual resulta una gran ventaja ya que independiza la obtención de los datos del lugar donde se encuentre el termógrafo.

    Como ejemplo, se puede decir que un analista de datos podría estar a una distancia de 100 km del registrador y aun así le sería posible obtener los datos remotamente en un termógrafo inalámbrico.

    ¿Para qué se utilizan los termógrafos?

    En una cadena de suministro, cuando un producto es transportado sufre o influyen en él ciertos parámetros como la temperatura, golpes, presión, luz, entre otros.

    Resulta de interés conocer los valores de estas propiedades mientras el producto fue transportado, pero dichos valores de temperatura, presión, no son cualesquiera sino precisamente los que recibe o percibe el producto en su transporte.

    Una vez que el producto fue transportado, se desean conocer estos valores para determinar si las condiciones de transporte fueron adecuadas, es decir, se procede a ver las temperaturas a las que estuvo sometido el producto en su transporte, los golpes que sufrió en caso de existir, los voltajes y otros parámetros de interés.

    Para lo cual se descargan por medio de un cable USB o se imprimen los datos registrados dependiendo de si es un termógrafo electrónico o mecánico respectivamente.

    Gracias a esto se pueden comparar diversos servicios de despacho de fletes por diversas compañías y determinar con estos parámetros cuál de ellas cumplió con los requisitos de unas condiciones de transporte adecuadas.

    Es decir, se busca que las condiciones ambientales a las cuales está sometido el producto sean las adecuadas y por tal motivo se registran para su posterior análisis.

    ¿Por qué es importante el uso de los termógrafos?

    Además de permitir observar las condiciones ambientales a las cuales estuvo sometido el producto, el registro de estas condiciones permite presentar antes entes de regulación como la FDA y USDA que los productos fueron transportados en óptimas condiciones.

    La FDA y la USDA son organizaciones que se encargan de proteger la salud pública y establecer políticas que verifiquen la correcta operación en ciertas mercancías como los productos médicos, ganadería, agricultura y alimentación, para lo cual los registros de las condiciones ambientales por parte del termógrafo en el transporte de productos son necesarias.

    ¿Dónde se utilizan los registradores?

    Los registradores se colocan en la parte interna de una caja que contiene diversos productos para los cuales se desea monitorear diferentes variables, los mismos existen en una versión fija o móvil.

    Hay registradores que son de tamaño pequeño lo cual los hace resaltar entre los demás termógrafos para ser utilizados en cualquier lugar dentro o fuera de un contenedor de productos, lo que hace fácil su ubicación en el espacio.

    Lee: 15 Tipos de instrumentos para medir la temperatura

    Aplicaciones

    En un museo las obras de arte, esculturas, y objetos históricos necesitan ser conservados bajo unas medidas de control adecuadas, en función de los valores de las variables que afecten su medio ambiente la conservación de dichos objetos se altera, para lo cual se usa el termógrafo en estos lugares para verificar que dichas propiedades se mantiene en los valores apropiados.

    Los objetos históricos no son los únicos productos que se desean conservar, en muchos casos el cuidado de unas correctas técnicas de horticultura dependen de que tan bien las hortalizas están refrescadas y húmedas, en dónde para lograr estas condiciones un termógrafo es de gran ayuda.

    También el cuidado de los productos en una industria farmacéutica debe ser adecuado, para lo cual los mismos deben tener una temperatura adecuada, además de mantener una correcta limpieza evitando contaminaciones inapropiadas disminuyendola a los valores más bajos posibles.

    Los almacenes es otra aplicación, por ejemplo existen empresas que brindan un servicio de refrigeración, el cual con el uso de uno o más termógrafos distribuidos de manera apropiada brindan una temperatura uniforme y eficiente para el correcto almacenamiento de las mercancías.

    En las instalaciones frigoríficas que existen en los camiones de transporte por ejemplo los que transportan pescado, frutas, hortalizas, se deben mantener las características y condiciones de calidad requeridas, se utiliza un termógrafo ajustado y que haya aprobado las condiciones de calidad exigidas para su correcta y real garantía del cuidado de la mercancía.

    Conclusión

    Para determinar las condiciones climáticas de un producto en distintos lugares, el uso de un termógrafo es adecuado para realizar tal actividad ya que permite conocer diferentes parámetros que resultan de importancia para el correcto funcionamiento del contenedor de dichos productos.

    Pueden ser mecánicos o electrónicos, en donde los inalámbricos que forman parte de los electrónicos resultan de gran utilidad a la hora de obtener los datos registrados sin la necesidad de estar en el sitio de trabajo.

    Permiten cumplir con las certificaciones que distintas agencias de regulación exigen en el transporte de productos en una cadena de suministros.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir