¿Qué Es Un Termómetro De Tierra?: Características

El termómetro de tierra se utiliza para saber la temperatura que existe a escasos centímetros por debajo de la primera capa del suelo, en aplicaciones de agricultura se utiliza para saber cuando es el momento indicado para regar agua en los terrenos donde se encuentran una serie de plantas a cultivar, lo cual se logra a través de la temperatura del sustrato que indica el valor correcto para proceder a realizar tal acción de regado.

Termómetro de tierra
Termómetro de tierra
Índice()

    Características

    • Es similar a un lápiz cilíndrico de largo 325 mm o 32,5 cm con un peso de 80 g.
    • En su interior contiene un termómetro común que se utiliza para determinar la temperatura de la primera capa del suelo.
    • Cuenta con una cubierta de plástico que lo protege de posibles golpes y así evitar su inminente ruptura.
    • Puede medir temperaturas desde los 0 °C hasta los 80 °C, es decir, que puede operar en los tiempos calientes del suelo.
    • Tiene una resolución de 1°C.
    • Presenta una precisión de 1°C.

    ¿Cómo se mide la temperatura?

    Se inserta el termómetro a una profundidad de alrededor 12 cm, lo cual es fácil de hacer ya que el mismo cuenta con una línea en su carcasa la cual indica cuando se ha llegado a dicho punto.

    Una vez insertado el termómetro se esperan alrededor de 3 a 4 minutos para que la sustancia interna en el termómetro reaccione a los cambios de temperatura y así se pueda tomar una lectura correcta.

    Una sección de tierra o suelo puede presentar temperaturas uniformes pero si se desea obtener una temperatura mucho más precisa se puede proceder a medir la temperatura en distintas zonas del suelo y luego promediarlas para un mejor resultado.

    Es importante destacar que el termómetro solo funciona en suelos en donde resulta fácil su introducción por lo que sí son suelos duros o rocosos se debe proceder a perforarlos o remover los escombros o piedras respectivamente para tener una superficie limpia y de fácil acceso al termómetro de tierra.

    Es notable mencionar que la temperatura del suelo puede variar dependiendo de su profundidad, humedad y temperatura, para lo cual se debe decir que el termómetro de tierra aquí mencionado sólo tomará las medidas de temperatura correspondientes a la primera sección de las subcapas del suelo.

    Sin embargo, las lecturas también son mucho más precisas  por el hecho de que las temperaturas en el suelo varían mucho menos que las temperaturas en el aire.

    Lee: Sensores de temperatura

    Aplicaciones

    Entre las diferentes aplicaciones tenemos:

    Cultivos

    Dependiendo de los niveles de temperatura, el agua que exigen los cultivos varía, necesitando más cuando la temperatura aumenta, lo cual tiene como consecuencia la evaporación del contenido nutritivo del suelo y la transpiración en las plantas.

    Si se opera fuera de los intervalos de valores climáticos adecuados, el desempeño del cultivo será negativo produciendo un decaimiento y retroceso en su proceso de crecimiento.

    Es importante mencionar que la temperatura correcta a la cual se deben operar los cultivos depende del tipo de este, y dependiendo del tipo de temperaturas pueden existir diferentes efectos que provocan ciertas degradaciones en los cultivos.

    Cuando la temperatura excede los niveles de 45 °C los cultivos pueden presentar deterioros directos en sus hojas y tallos si la misma tiene una duración mínima de 30 minutos.

    El efecto nocivo de una temperatura depende del tiempo en el cual la misma se presente, es decir, que como se dijo anteriormente una temperatura por encima de los 45 °C durante un tiempo mínimo de 30 minutos es fatal para los cultivos.

    Sin embargo como depende del tiempo, una temperatura inferior a 45 °C como por ejemplo 35 °C puede causar también el mismo o incluso un mayor daño si la misma persiste durante mucho tiempo.

    Temperaturas superiores a los 36 °C causan la pérdidas de un factor tan importante como el polen de maíz en una planta y temperaturas cercanas a los 21 °C impiden el crecimiento del tallo subterráneo o tubérculo.

    El daño que pueden causar las temperaturas mencionadas anteriormente depende de la fase de crecimiento y evolución de las plantas, lo cual deja claro que los niveles de temperatura adecuados para los cultivos dependen del nivel de su desarrollo.

    Por ejemplo en el caso del maíz las altas temperaturas inciden de manera perjudicial para la formación de los penachos que es la flor masculina que produce el polen para unirse con la parte femenina de una flor de maíz y poder lograr la fecundación, evento que es imposible de concebir si no se toman en cuenta los valores apropiados de temperatura.

    Lo anterior no deja más que decir al hecho de que una temperatura correcta es vital para que los cultivos puedan reproducirse y crecer de manera adecuada, para lo cual no es necesario solo una buena iluminación, cantidad de agua sino determinar el momento exacto adecuado para su aplicación lo cual se puede lograr con el uso de un termómetro de tierra.

    Lee: 15 Tipos de instrumentos para medir la temperatura

    Aplicación en una maceta que contiene una planta

    Si la temperatura a la cual se encuentran las plantas es muy elevada y se procede a regarlas puede provocar que las raíces se sequen y se marchiten puesto que a temperaturas muy elevadas el agua se evapora y por lo tanto la cantidad de oxígeno que le entra a las plantas será menor, dejándolas sin este vital elemento para existir.

    Si la temperatura es muy baja al regar las plantas las mismas pueden sentir una parálisis en sus raíces, para evitar dichos accidentes la utilización del termómetro de tierra es preciso ya que con él se puede obtener la temperatura correcta para regar las plantas, para lo cual las temperaturas que se esperan tener para poder regar las plantas en buenas condiciones deben estar entre 18°C y 25 °C.

    Conclusión

    El termómetro de tierra se puede utilizar fácilmente para determinar la temperatura correcta de riego para una planta en una maceta, el mismo se introduce a una distancia de 12 cm por debajo del suelo y se deja en el sitio de 3 a 4 minutos para su posterior lectura.

    La no correcta utilización y monitoreo de la temperatura causa daños perjudiciales en los cultivos y plantas que pueden ser irreversibles dependiendo de sus efectos, lo cual puede provocar la pérdida completa de una producción.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir